Las vicisitudes del capital social de Colombia